Seleccionar página

Palabras al Inicio

La Respetable Logia “Marco Bontá Costa” N° 214, del Valle de Santiago ha creado este espacio con el objetivo de generar un espacio intelectual-virtual de permanente búsqueda y encuentro de reflexión y conocimiento.

Nuestra Logia al levantar columnas, el 7 de abril del año 2009, planteó una novedosa forma de trabajar bajo la “Prospectiva”, conjunto de metodologías para indagar acerca del futuro. Como señala Michel Godet, economista francés, los estudios sobre el futuro se pueden catalogar en pre-activos (prever el futuro y a esperar que este suceda) y pro-activos en los que construimos de forma voluntaria nuestra una visión del futuro y de esta firma resolver grandes preguntas de toda la humanidad.

Este espacio está abierto a todas las personas de buena voluntad que quieran aportar con sus trabajos, reflexiones u opiniones en la búsqueda, tal como señala nuestro himno, del desarrollo humano.

Los invitamos cordialmente a revisar nuestras distintas secciones.

Marco Aurelio Bontá Costa

Hijo de inmigrantes italianos nació en Santiago el 1° de noviembre de 1899. Falleció en la misma ciudad, el 21 de noviembre de 1974. Comenzó sus estudios artísticos a los quince años, al ingresar a la Escuela de Bellas Artes en 1913. Fue alumno de Ricardo Richon Brunet, Juan Francisco González y Fernando Álvarez de Sotomayor. Aunque cultivó un estilo propio, se le incluye entre los más jóvenes integrantes de la Generación del Trece, compartiendo con ellos el afán por el realismo pictórico. Entre 1918 y 1919 trabajó como dibujante del diario La Unión de Valparaíso y en la casa comercial Gath y Chávez. En 1927 obtuvo el Premio Bolsa a Europa o Premio Chile del Ministerio de Educación, para perfeccionarse en Europa. Cursó estudios de arte en Holanda, Bélgica, Italia, Alemania, Francia y España.

A su regreso a Chile en 1931, fue nombrado profesor jefe del primer Taller de Grabado de la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile. Luego ejerció como profesor de Composición y Estilos en la carrera de Pedagogía en Artes Plásticas y Trabajos Manuales de la Facultad de Filosofía y Educación. En 1932 fue Miembro de la Comisión Reorganizadora de la Escuela de Bellas Artes, en representación de los artistas. En 1938 fue contratado por el gobierno de Venezuela para organizar la enseñanza de las Artes Aplicadas en ese país, donde permaneció hasta 1943. Su labor allí fue trascendental para las cátedras de Grabado, Pintura Mural y Vitral.

En 1945 fue elegido Presidente de la Asociación Chilena de Pintores y Escultores continuando en Chile una extensa labor como profesor, teórico, promotor de las artes plásticas y ensayista para publicaciones especializadas, sin dejar de lado su carrera pictórica. En 1946 publicó el estudio crítico Cien años de pintura chilena.

Fue el primer director del Instituto de Extensión de Artes Plásticas de la Universidad de Chile. En 1947 fue fundador y primer director del Museo de Arte Contemporáneo.

En 1963 fue nombrado Miembro de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile. En 1964 fue distinguido como Miembro de Número de la Academia de Bellas Artes del Instituto de Chile. Desde ese año, además, se encargó de dirigir las escuelas de temporada de la Universidad de Chile a lo largo del país y a organizar diversas exposiciones propias y de otros artistas.

Marco Bontá fue activo en la masonería. Iniciado el 13 de octubre de 1936 en la logia Cóndor N° 9 de Santiago. Su perseverancia le permitió llegar a ser Venerable Maestro de la logia entre los años 1965 y 1966. Luego, pasó a ser miembro honorario y miembro de la Gran Logia de Chile. En reconocimiento a su compromiso con la Orden Masónica se instaló la RP Marco Bontá Costa N°214.