Seleccionar página

Prospectiva, ética y transparencia en el servicio público

Prospectiva, ética y transparencia en el servicio público

Nuestro país era una sociedad orgullosa de la probidad de sus instituciones pero en las últimas décadas hemos entrado en una fase crítica. Hoy enfrentamos una crisis ética (no coyuntural sino estructural), en las instituciones públicas y privadas, que alcanza todo el espectro político, las distintas clases sociales, las diversas generaciones tal como se señaló en un reciente seminario. La élite, esa minoría rectora de la sociedad, protagoniza una epidemia de corrupción, por la cantidad de casos, número de involucrados, la magnitud del dinero defraudado.

Las respuestas para mitigar este fenómeno deben ser múltiples y desde distintos ámbitos. Como señaló Eduardo Jara Miranda: Ninguna institución, sea el Gobierno, una empresa o una Corporación que persiga fines meramente sociales, puede dejar de pensar en el futuro para adecuar sus decisiones. Hay muchos elementos a considerar, el factor político internacional, el avance tecnológico, que comprende desde la medicina hasta el transporte pasando por las comunicaciones, organización del trabajo etc., etc. Elemento importante en esta consideración es la globalización, que se traduce en una comunicación permanente y una influencia creciente de unos hechos por lejanos que parezcan. También debe estar muy presente la corrupción en nuestras instituciones fundamentales.  Es obligación de ellas, en consecuencia, estar atentos al acontecer mundial en la amplia gama de actividades, disciplinas y tendencias que conforman el quehacer humano, en un continuo proceso de estudio y procesamiento de la información de que disponemos utilizando las técnicas de investigación que el conocimiento pone a nuestra disposición. Este trabajo cumpliría su objetivo si despertara la inquietud de los hermanos por pensar el futuro y de esta manera influir en él. No olvidemos que es nuestro deber encontrarnos en un lugar de avanzada en el proceso evolutivo e integrador del hombre y de la sociedad.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *